Metidos de lleno en el otoño, somos muchos los que nos propusimos, hace tan solo unas semanas, retomar la rutina de ejercicio físico. Sin embargo, por falta de tiempo, pereza, mala organización o cualquier otra excusa, no hemos vuelto todavía al gimnasio ni nos hemos puesto en serio a intentar estar un poco más en forma. Ponerse las pilas con el ejercicio es algo que siempre cuesta mucho esfuerzo, pero para ello hemos encontrado la solución. Se llama Sakuma, y es un método japonés que promete adelgazar dedicando tan solo 5 minutos de tu día a hacer unos sencillos ejercicios.

El método fue inventado por el japonés Kenichi Sakuma y ya ha dado la vuelta al mundo. A día de hoy se ha ganado el título de gurú del fitness de las estrellas y de las modelos japonesas y es que su técnica es realmente eficaz. Los ejercicios que la componen son fáciles, aptos para casi cualquier edad y al realizarse en tan solo unos minutos, no podemos escudarnos en la falta de tiempo para no practicarlo. Un tiempo que, a medida que van pasando las semanas, se puede ir reduciendo y ya no hace falta que sea de lunes a domingo.

Pierde algunos kilos con este método japonés para adelgazar

Según apunta su creador, en dos semanas, ya empiezas a ver los resultados, lo que no quiere decir que sea suficiente para llegar al objetivo, pero sí notarás resultados si lo sigues al pie de la letra, tal y como asegura su creador, que incluso ha plasmado su sabiduría en libros para llegar al máximo número de gente posible. Y es que con este método se trabaja a la vez todo el cuerpo, sin tener que dedicar más tiempo a una parte que a la otra y consiguiendo estar completamente proporcionado.

La idea es quemar grasa a través de los ejercicios que trabajan los músculos del abdomen para, a su vez, corregir las malas posturas que adoptamos en numerosas ocasiones y que según este gurú del ejercicio impiden que quememos esa grasa por culpa de, por ejemplo, estar mal sentados.

Para ponerlo en práctica hay que seguir cuatro pasos. El primero de ellos es estirar bien los músculos. A continuación se deben realizar movimientos amplios con dichos músculos, con el objetivo de activarlos. El tercer paso es el fortalecimiento de esos músculos, mediante ejercicios concretos destinados a los mismos. Por último, hay que añadir unos ejercicios de lo que se denomina memoria muscular.

Eso sí, los ejercicios en sí mismos son efectivos si los acompañamos de buenos hábitos diarios, como una dieta saludable y un déficit calórico al día si tenemos como objetivo perder peso y no solo tonificar el cuerpo.