“batalla cultural”.

Bajo esta nueva corriente se revisan películas, canciones, libros, cuadros y, en general, cualquier obra artística que no se ajuste a lo que las sociedades modernas consideran correcto.

Un beso machista

El último episodio se ha dado en California, en concreto en el parque temático Disneyland Resort. Tras la reapertura de las instalaciones después de que pasase lo peor del coronavirus, las escritoras Julie Tremaine y Katie Dowd, desde el portal SFGate, encabezaron una protesta por el supuesto machismo de la escena que se muestra en una de las atracciones.

Se trata del beso del príncipe a Blancanieves con el que éste despierta de un largo sueño. Los detractores creen que se trata de un beso “no consensuado” y, por tanto, de una “actitud machista”, por lo que piden que se cerrase dicha atracción.

Los partidarios de las dos escritoras consideran la medida razonable pues serviría, a su entender, para acabar con el machismo entre los más pequeños.

Además de las escritoras, algunos usuarios consideran que la atracción en cuestión, Snow White’s Scary Adventures (Las aterradoras aventuras de Blancanieves), debería haberse actualizado a las normas sociales que imperan en el siglo XXI, puesto que en la década de 1930, cuando se estrenó la cinta animada, no se hablaba de temas como el acoso sexual o los besos no consensuados.

Otros, sin embargo, consideran la medida totalmente exagerada y apuntan, además, que la cultura de la cancelación está yendo demasiado lejos.