En el último pleno celebrado por la Diputación de Ciudad Real, el presidente Miguel Ángel Valverde puso en relieve la necesidad imperante de cohesión y acciones conjuntas entre los diferentes niveles de gobierno para resolver las problemáticas actuales que enfrenta el sector agrícola. Con un llamado crítico a superar las divisiones internas que han caracterizado al ejecutivo nacional y regional, Valverde propuso una iniciativa que busca establecer una política regional nacional enfocada en el consenso y el beneficio mutuo de todas las partes involucradas. Este enfoque pretende no solo atender los desafíos específicos de Castilla-La Mancha sino también modelar una gestión que pueda ser replicada en otras comunidades, fortaleciendo así el sector agrícola en toda España. La propuesta de Valverde subraya la urgencia de unir esfuerzos y encontrar soluciones prácticas que promuevan el desarrollo y la estabilidad de la agricultura, piedra angular de la economía regional y nacional.

YouTube player